Que representa para mi.

 

La cocina es mágica porque logra a través de los aromas y sabores transportarnos en el tiempo. Muchas veces tenemos la suerte de toparnos con “ese” bocado que es el puente, el nexo, el reencuentro con ese ser querido que ya no está, con gratos momentos pasados. Ese es el gran secreto, es el poder de la alquimia que gracias a sus hechizos nos induce a la evocación. 
Cocinar es utilizar nuestra energía creativa para transformar los alimentos. Por eso amo cocinar.

Para evocar a mi abuela, que siempre está presente en mis pensamientos y mi corazón,  va esta receta. 

Strudel de manzanas:

Masa:

2 cdas de aceite.

1/2 cda de vinagre blanco.

1 huevo.

100 cc. de agua tibia.

300 grs de harina común.

pizca de sal.

Colocar en un bol la harina en forma de corona. Mezclar los ingredientes líquidos, añadir a la harina e integrar. Trabajar la masa, amasar y golpearla contra la mesada para lograr una textura lisa, flexible y suave. Dejar descansar 30 minutos. Preparar el relleno. Si queremos podemos utilizar masa filo o de strudel comprada.

Relleno:

1 y 1/2 kg de manzanas.

 jugo de 1 limón.

50 gr de manteca.

8 cdas de pan rallado.

8 cdas de azúcar.

c/n  de canela.

c/n de manteca. 

Pelar y cortar en rodajas finas las manzanas, rociar con jugo de limón. Derretir la manteca en una sartén, agregar el pan rallado y el azúcar, cocinar hasta dorar. Agregar canela a gusto.
Estirar la masa de forma rectangular y bien finita, hacerlo sobre un plástico, de este modo luego se nos facilita el trabajo. Pincelar la superficie con manteca derretida, colocar las manzanas y espolvorear con el pan rallado dorado. Si quieren pueden agregar pasas remojadas o nueces a gusto.

Conozco dos formas de armar el strudel, una es colocar los extremos laterales  hacia el interior, formando como un dobladillo y enrollar la masa, para que el relleno no se escape, otra forma es enrollar y luego llevar ambos extremos hacia abajo y colocar en una placa bien enmantecada. Pincelar bien la superficie con manteca derretida y espolvorear con azúcar. Cocinar en horno moderado aprox 25 a 30 minutos. A disfrutar de la “magia” junto a un té..

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Postres, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Que representa para mi.

  1. Ire dijo:

    Me encanto Cary, y es cierto que hay aromas y sabores que te transportan a otro lugar y a otro tiempo. Hay dos cosas que cuando las preparo en casa y lo estamos comiendo de repente siento que tengo 13 años y estoy en el comedor de mi casa con mis viejos mis hnos y mis abuelos: La sopa con ñoquicitos, y las lazañas con queso y comino. La sopa de ñoquicitos no se que origen tiene, estuve preguntando pero mi mama no tiene idea y no lo se. En casa siempre se hacia sopa mas la comida del dia, pero sopa habia siempre porque mi abuelo tomaba sopa todos los dias, entonces algunas veces, mi abuela hacia los ñoquicitos, que era harina sal aceite (un chorrito) oregano y agua quedaba como un engrudo y cuando el caldo hervía lo ponia en cucharaditas chiquititas y se cocinaban en la sopa (sopa de abuela, esas que tenian de todo mas caracú) son muy ricos, nosotros le deciamos asi, pero no se si sera alguna comida con otro nombre, un tiempo se me ocurrio que podia ser Spätzle pero adaptado y en sopa pero no se si será o no.
    Y las lazañas era la masa de fideos pero cortada en cuadritos como los ravioles, pero sin relleno, y con salsa, y a la hora de comerlo le agregabamos queso rallado con comino. Es re loco porque la masa es exactamente la misma que los fideos caseros pero a mi me gustan mas estas que los fideos, le encuentro sabores distintos.
    Las dos comidas las hago en casa ahora, y te digo son magicas de sentir el perfume o el sabor y viajar en el tiempo.
    Creo que eso es hermoso, y me encantaria que el dia de mañana el gordo sienta lo mismo con algunas comidas, sabores y olores, es una forma de estar siempre presente, no?
    Ja bueno me excedi un poquito parece, me voy a dormir mejor. Un besote Cary

    • smilecooker dijo:

      Mis abuela también preparaba una sopa con ñoquicitos, pero eran de sémola, huevo y queso rallado, los formaba con dos cucharas y los tiraba directo al caldo casero caliente, era riquísima. Las recetas de familia están atesoradas junto a los recuerdos y cuando aparece uno de esos sabores o aromas magicamente los evocamos, es una muy linda forma de recordar a nuestros seres queridos en buenos momentos. Gracias Ire!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s